201702.04
0
0

La jueza archiva la paliza a Lagarder porque la Policía no entregó la denuncia

El activista, agredido por siete franquistas, sostiene que “en España, cuando la ultraderecha agrede, no se hace nada”

Por Pilar Araque Conde, para Público

El activista Lagarder Danciu no da crédito a lo sucedido: la jueza del Juzgado de Instrucción 54 de Madrid, Marta Gutiérrez del Olmo Menéndez, ha archivado el caso de la paliza recibida por el rumano a manos de unos neonazis porque la Policía no entregó la denuncia de los hechos.

Lagarder fue agredido en la concentración celebrada el pasado 20 de noviembre en Madrid para “honrar” a Francisco Franco y a José Antonio Primo de Rivera, después de que este se acercara con un cartel en el que se leía “Franco asesino”. Acto seguido, un total de siete ultraderechistas se abalanzaron hacia él y le pegaron una paliza que le ocasionó, entre otras cosas, una brecha en la cabeza.

¿Y qué hizo la Policía? Cuando los agentes le recogieron del suelo, le reprocharon: “¿Qué haces aquí?, ¡si tú eres rumano! No sabes nada del franquismo. Franco fue un presidente”, relata a Público el agredido. Además, asegura que no le recomendaron ir al hospital, por lo que fue por su propia cuenta.

Lagarder recibió la llamada de la Brigada Policial dos días después de los hechos. En las dependencias policiales, el activista sin techo consiguió reconocer a cinco agresores. Pero nadie le dio una copia de la declaración, sólo un papel que certificaba su asistencia en la comisaría. Asimismo, le prometieron que mandarían una copia.

Doble rasero

Tres meses después, Lagarder y su abogado, Eric Sanz de Bermond, se han enterado de que la jueza ha archivado la causa porque no le ha llegado la denuncia del agredido. “No sabemos qué ha podido pasar”, asegura el letrado. A Sanz de Bermond se le ocurren dos opciones: “O bien se ha traspapelado la denuncia, o la Policía sigue investigando los hechos, algo poco probable porque ya han transcurrido tres meses”. No obstante, el abogado considera que, si la jueza sólo ha recibido el parte médico, tenía que haber tomado declaración al afectado antes de acordar el sobreseimiento del caso.

Lagarder, enfadado, compara su caso con el de la joven murciana que ha recibido una paliza a manos de “un grupo de extrema izquierda”, según el atestado policial. En esta ocasión, los agresores han sido localizados, arrestados y puestos a disposición judicial, e incluso, el propio ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, ha condenado públicamente los hechos. En el caso del activista, la Policía no detuvo a los atacantes y sólo les tomó declaración como imputados. “En este país, cuando la ultraderecha agrede, no se hace nada”, lamenta el rumano.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *