201603.02
0
0

Carpetazo judicial a un caso de robo de bebés en Madrid

Mar Soriano nunca sabrá con total certeza si su hermana Beatriz murió de una otitis a los trece días de nacer, o si fue robada y criada por otra familia con la connivencia del personal médico de la Maternidad Provincial de Madrid. El juzgado de la capital que investigaba su denuncia ha decidido archivar la instrucción, asegurando que con las pruebas recogidas no es posible culpar de la posible desaparición a Ignacio Villa Elizaga, único médico vivo de todos los que participaron en el nacimiento, tratamiento y muerte de Beatriz Soriano en enero de 1964.

En su auto, la magistrada Caridad Hernández reconoce que existen “algunas discrepancias en la fecha de fallecimiento” de la hermana de Mar Soriano: el Registro Civil refleja que el fallecimiento de la pequeña por otitis se produjo el 18 de enero de 1964, mientras que el libro de necropsias asegura que fue un día antes. “Hay dos elementos que no son coincidentes con otras anotaciones, relativos a la fecha y hora del fallecimiento de Beatriz Soriano”, reconoce la magistrada, pero también afirma que con las pruebas en la mano no es posible responsabilizar al único médico imputado, el doctor Ignacio Villa Elizaga, en ese momento jefe de la sección de prematuros en la clínica de la calle O’Donnell: “Puede dar lugar a formularse interrogantes y no recibir respuesta contundente, sin que por ello pueda vincularse a la única persona investigada con un mínimo de consistencia indiciaria”, asegura el escrito.

Lamenta la jueza en su escrito que aquellas personas que pudiesen arrojar algo de luz sobre este supuesto robo de un bebé hayan fallecido: “Lamentablemente, dados los años transcurridos, no se ha podido disponer de los testimonios de los padres de Beatriz Soriano ni las declaraciones de alguno de los facultativos que intervinieron en la necropsia, en la certificación de defunción y en la autorización de inhumación”, asegura el auto de archivo en referencia a los doctores Ricardo Sánchez, Luis González y Enrique Parache.

Fue en diciembre de 2014 cuando el doctor Villa Elizaga declaró como imputado ante este juzgado número 46 de Madrid, asegurando no recordar el caso de Beatriz Soriano pero afirmando que la otitis combinada con un brote de gripe pudo causar la muerte del bebé.

Mar Soriano es hermana de Beatriz y portavoz de la plataforma de afectados por el robo de bebés en España: se muestra extrañada ante este archivo y destaca que en el caso que denuncia hay «una serie de contradicciones ímprobas e increíbles».

Soriano carga con dureza también contra el papel desempeñado por la Fiscalía en el caso de su hermana: «Ni siquiera se ha presentado cuando declaró Villa Elizaga. No tiene nada que decir, demuestra que no tiene ningún interés. Yo tenía derecho a que estuviera presente y no estuvo, no vale nada para mí lo que diga el Ministerio Fiscal», asegura.

Recurrirán el archivo

En conversación con esta emisora, Soriano también ha asegurado que su defensa, llevada por el abogado Eric Sanz de Bremond, tiene intención de recurrir este sobreseimiento tanto ante el propio juzgado como ante el organismo supervisor, la Audiencia Provincial de Madrid. Soriano confía en que el recurso sea estimado: «Espero que la jueza entienda que ahí no puede acabar la situación», dice.

El fallecimiento de los intervinientes en el nacimiento y posible muerte de los niños robados es una de las causas principales que llevan al archivo de estas investigaciones, según la propia Fiscalía General del Estado, que en un documento reconoció que estos resultados son “frustrantes y desesperanzadores para los familiares”.

Noticia original: http://cadenaser.com/emisora/2016/02/29/radio_madrid/1456740609_998483.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *