La contratación en España de menores de edad

contratacion españa menores de edad

Puede que todas hayamos visto a alguna persona menor de edad trabajando, “echando una mano”, o realmente contratada para algún negocio en particular pero, ¿qué dice nuestra legislación al respecto? Veamos qué dice nuestra legislación acerca de la contratación de menores de edad en España.

Para que un contrato laboral sea válido debe respetar las prohibiciones respecto a la edad mínima de contratación, las profesiones para las que pueden ser contratadas/os, y las medidas de protección específicas que existen en nuestro ordenamiento. Estas restricciones están directamente vinculadas con el derecho de las/os menores a desarrollarse en el ámbito educativo: la edad para empezar a trabajar en nuestro país coincide con la edad de referencia para la escolaridad obligatoria.

Edad mínima para trabajar

Un contrato de trabajo con una persona menor de 16 años será totalmente nulo, sin perjuicio a que tenga derecho a cobrar el salario que ha ganado. Nuestra legislación prevé excepciones: participar en espectáculos públicos de carácter publicitario, cultural o deportivo (¡mamá, quiero ser artista!). En estos casos, será necesaria la autorización de la autoridad laboral y siempre será para un acto concreto y determinado. Por supuesto, no puede suponer un peligro para la salud de los menores ni su “formación profesional y humana” (artículo 6.4 del Estatuto de los Trabajadores o ET).

En cuanto a los mayores de dieciséis años, pero menores de dieciocho años, tienen limitaciones siempre que no se estén emancipados. Necesitarán la autorización de sus padres o tutores o la institución que esté a su cargo (art. 7 ET), que puede ser incluso verbal o tácita. Obviamente, el o la menor tendrá que consentir la realización de ese trabajo, y podrá ejercitar por sí misma los derechos y cumplir los deberes derivados del contrato (por ejemplo, reclamar cantidades, impugnar su despido…). De la misma forma, el salario que perciba por este trabajo será suyo, sin estar sujeto a administración parental.

Limitaciones en la jornada de trabajo

Las personas menores de edad no podrán realizar trabajos nocturnos, esto es, los que se realizan entre las diez de la noche y las seis de la mañana. Tampoco podrán superar la jornada laboral de ocho horas diarias, incluyendo el trabajo dedicado a formación o, en su caso, el prestado a varios empresarios. Esto quiere decir que solo podrán realizar horas extra para prevenir o reparar siniestros o daños urgentes, debiendo respetar el carácter excepcional de este tipo de horas.

Si la jornada de trabajo es mayor de cuatro horas y media, las menores de edad deberán descansar un mínimo de 30 minutos (para los mayores de edad se establecen quince minutos cada seis horas). En la misma línea, el descanso semanal para los menores se establece en dos días ininterrumpidos, en lugar del día y medio que se reconoce a los mayores de edad.

Limitaciones en las profesiones y prevención de riesgos

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales (en adelante, LRPL) ofrece una protección bastante amplia para las personas menores de edad y obligaciones para las empresas que les contratan. Así, establece que el Gobierno deberá establecer las limitaciones pertinentes en trabajos que presenten riesgos específicos (trabajos que se declaren “insalubres, penosos, nocivos o peligrosos”). A falta de regulación más actual sobre el tema, se aplica el Decreto de 26 de julio de 1957 relativo a trabajos prohibidos a menores (¡decreto que está destinado tanto a menores como a mujeres!): se establece la prohibición, por ejemplo, de uso de máquinas peligrosas, herramientas susceptibles de causar accidentes o trabajos a más de cuatro metros de altura.

La LPRL obliga a las empresas a evaluar específicamente el puesto de trabajo que desarrollará la o el menor de edad, “a fin de determinar la naturaleza, el grado y la duración de su exposición, en cualquier actividad susceptible de presentar un riesgo específico”. Señala que tendrá especialmente en cuenta el impacto que pueda tener en los jóvenes “derivados de su falta de experiencia”. También deberá informar debidamente a las menores de edad y a sus progenitores de los posibles riesgos y de las medidas a adoptar para la protección de su seguridad y salud.

Sanciones

Nuestro ordenamiento jurídico califica como infracciones administrativas muy graves la transgresión de las normas sobre trabajo de menores, tanto las contempladas en la legislación laboral como las relacionadas con la protección de su seguridad y salud. Esto quiere decir que la empresa puede recibir sanciones de hasta noventa mil euros, más el posible recargo de prestaciones en caso de accidente de trabajo y enfermedad profesional.

Dependiendo del riesgo al que se haya puesto al menor de edad, la empresa podrá incluso incurrir en responsabilidad penal.

_______________

Para cualquier duda acerca de la contratación de menores de edad en España, pídenos una consulta.

Related Posts

Leave a Reply


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Categorías