201611.16
0
0

Junta General ordinaria del ICAM de 15 de noviembre de 2016: Lección de historia para un falangista

En la pasada Junta General ordinaria del ICAM de 15 de noviembre de 2016 la Asociación Libre de Abogadas y Abogados (ALA) presentó una proposición por la que pretendía que la Junta General del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (ICAM) aprobara la retirada de la condición de Decano honorario del ICAM a José Antonio Primo de Rivera. Esta propuesta fue inadmitida por la Junta de Gobierno del Colegio, lo cual no nos sorprende a estas alturas. Lo que sí nos chocó  fue el rechazo que mostró un compañero a la propuesta, que la tachó de guerracivilista y esgrimió algunos argumentos carentes de rigor histórico. Creemos conveniente reproducir el comunicado de la Junta Directiva de ALA al respecto, para aclarar algunas de las desinformaciones que se expusieron aquél día.

Pese a que la Junta de Gobierno, como viene siendo costumbre y usurpando los derechos de la Junta General del ICAM, impidió la toma en consideración y debate de la proposición, ello no fue obstáculo para que en el trámite de “ruegos y preguntas” un colegiado tomara la palabra para acusar a los firmantes de la proposición de mentirosos, desconocedores de la historia, guerracivilistas y politizadores del ICAM, pretextando que José Antonio Primo de Rivera no era “decano honorario” del ICAM sino “decano perpetuo” y que su nombramiento no se produjo en 1939, sino en 1931 y lo fue como reconocimiento a su labor como colegiado, de ahí que no pudiera vincularse a la dictadura y guerra civil sino a una época anterior no afectada por la Ley de Memoria Histórica.

Sobre la condición de “decano perpetuo” que dicho colegiado defiende del fundador de Falange Española lo cierto es que no se encuentra acuerdo alguno del Colegio de Abogados de Madrid otorgando tal condición al “Ausente” quién, por tanto, también es ausente de ella; además dicho nombramiento o concesión hubiera sido imposible pues los Estatutos para el Régimen y gobierno del Colegio de abogados de Madrid (Gaceta de Madrid de 5-5-1920, con corrección de errores en la de 11-5-1920 y modificados en la de 6-6-1925) que regían en aquellos años, no regulan dicho honor o tratamiento en ninguna de sus disposiciones, por lo que, de haberse concedido, sería ilegal.

Todo lo contrario sucede con el nombramiento de “decano honorario”, realizado en la reunión de la Junta de Gobierno provisional del colegio de abogados de Madrid de 29 de marzo de 1939, documentado en el acta de aquella reunión.

Aquella Junta de Gobierno provisional del Colegio de abogados de Madrid fue designada por Falange y ratificado su nombramiento por el Coronel auditor de Guerra del Ejército de ocupación; toma posesión del Colegio de abogados el 28 de marzo de 1939 y al día siguiente celebra su primera reunión y adopta los siguientes acuerdos:

               – “Proceder a la depuración de los señores Letrados y del personal del Colegio, a cuyo fin los primeros podrán recoger en esta Corporación las correspondientes declaraciones juradas, declaraciones que deberán ser entregadas, debidamente cumplimentadas, antes del día 23 de abril próximo, en la Secretaría de la Corporación”.

               – “Suspender en sus derechos, hasta tanto no se resuelve otra cosa, a todos los funcionarios del Colegio designados en el período rojo”.

               – “Expulsar del Colegio a todos los Letrados que más se hayan caracterizado como izquierdistas durante la dominación roja”.

               – “Que por la Secretaría del Colegio y en vista de la sugerencia del señor Coronel Auditor de Guerra del Ejército de Ocupación, se lleve a cabo una investigación documental de la actuación profesional de cada colegial a partir del 18 de julio de 1936, que servirá de base para la depuración que en su día habrá de hacerse en esta entidad, aportando cuantos documentos y antecedentes existan para la más eficaz actuación de los Tribunales de Justicia”.

               – “Nombrar Decanos honorarios de la Corporación al Glorioso Caudillojose-antonio Generalísimo Franco y a los mártires de nuestra revolución, José Antonio, Fundador de la Falange y a José Calvo Sotelo”.

               – “Colocar en sitio preferente los retratos del Caudillo y del Fundador de la falange Española, José Antonio Primo de Rivera…”.

               – “Igualmente, y en lugar destacado del salón de actos, se acuerda colocar una lápida con los nombres de los compañeros caídos, por suscripción obligatoria de cinco pesetas entre los colegiales”.

               – “Editar, entre otras, y de manera preferente, la biografía de José Antonio, destacando su actuación profesional”.

Como se ve los acuerdos adoptados en tal fecha y el propio nombramiento de aquella Junta de Gobierno estuvieron directamente vinculados a la victoria militar, el revanchismo político, la exaltación de los vencedores y la depuración y castigo de los abogados que no fueran adeptos al bando vencedor y al partido fascista Falange española tradicionalista y de las JONS.

 ALA no realiza trabajos ni propuestas sin documentación y estudio previo de ellos, y en cada intervención en la Junta General del ICAM pone de manifiesto que la intervención es de ALA, pues defendemos que todos/as los/as colegiados/as tienen derecho a saber a qué o quién están vinculadas las opiniones o propuestas que se hacen. Sería conveniente que el colegiado que intervino en los términos que se han expuesto también se documentara para evitar intervenciones tan faltas de fundamento y verdad como la mencionada y, de paso, que también nos hubiera informado de que además de colegiado del ICAM es Vicesecretario General de Falange española de las JONS.

La Junta Directiva de ALA

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.